Archivo de la etiqueta: comportamiento

Enlace

niño mira a padre

Las Farsas de Control, tal y como se definen en Las Nueve Revelaciones, son comportamientos que adquirimos cuando éramos niños en respuesta a la actitud que manifestaban nuestros padres con nosotros. Para un niño, el primer referente de su vida son sus padres y hasta que no alcanza cierta madurez, depende de la energía que sus progenitores le conceden en forma de amor, atención, reconocimiento, aprobación, soporte. Ellos, a su vez, actúan en sus propias farsas de control y tiran también de la energía de los niños. Todo ello se hace de manera insconsciente con el propósito de sentirse mejor psicológicamente. En el entorno familiar es donde se desarrolla la farsa de cada uno y en la inconsciencia de la misma, crecemos y actuamos en la vida adulta. Las utilizamos para obtener energía de los demás cuando nos sentimos escasos, por no estar conectado a la Fuente de la Energía Universal.

¿Qué se puede hacer para evitar recaer en las farsas de control?

Tomar consciencia de las actitudes pasadas, los miedos, las informaciones erróneas y los comportamientos utilizados para controlar el flujo de energía. Cada persona tiene una farsa que le identifica más aunque en ocasiones pueda actuar desde alguna de las otras.

Según James Redfield se engloban en 4:

vampiros-energeticos--308x199Intimador: utilizan la fuerza física, la amenaza y elevar la voz para reclamar la atención. Recogen la energía del miedo de los demás a sus reacciones. Son egocéntricos, autoritarios, habladores, inflexibles, sarcásticos e incluso violentos. Están muy desconectados de la energía universal.

 

 

 

 

Interrogador: hacen que el ánimo de los demás quiebre y ponen en cuestión todasinterrogador las motivaciones de los demás. Son críticos, hostiles y buscan que el otro se equivoque. De esta manera consiguen la energía, los demás justifican sus errores, responden a sus embestidas, pero en realidad sólo consiguen que cada argumento sea utilizado en su contra por el Interrogador. Es un tipo de persona hipervigilante,  cínica, escéptica, sarcástica, perfeccionista.  Hace que te sientas bajo su control. Cautivan por su sensatez, ingenio, e inteligencia.

 

 

Reservado: Viven atrapados en su propio conflicto interior de temores vacilaciones reservadoson resolver y desconfianza en sí mismos. Su juego es que otros les vean misteriosos y acudan a sonsacarles. Guardan las distancias por miedo a ser cuestionados, proceden de padres Interrogadores. Piensan que han de hacerlo todo solos y requieren de mucho espacio, evitando los compromisos. En la infancia no se les reconoció su independencia ni su identidad. Encuentran que su principal problema es la carencia de algo (dinero, amigos, etc).  Se comportan con desinterés, falta de cooperación, condescendencia, rechazo, ocultación. Utilizan la indiferencia como defensa y atraen por ese aura misteriosa que generan.

 

Pobre de Mí: no creen tener poder para enfrentarse al mundo de manera activa así POBRE DE MÍque extraen la simpatía de los demás para conseguir energía. Pueden ser silenciosos al modo Reservado pero haciéndose notar. Es pesimista e incide reiteradamente en la narración de dramas dolorosos. Utiliza el “Sí pero…” y seduce por su vulnerabilidad y su necesidad de ayuda. Pero las soluciones en realidad le harían perder su fuente se energía. No ponen límites y tratan de convencer, defenderse, dar excusas hablar demasiado y resolver problemas que no le incumben. En su papel de víctima, atrae a gente que le intimida.

 

Las farsas se manifiestan de manera contundente en la relación de pareja.

Si no están conscientes ni resueltas, tendemos a buscar el tipo de farsa que complemente la nuestra, la que más asemeja a la conducta de los padres. En la fase de enamoramiento,la energía fluye entre ambas personas y hay suficiente para ambos, hasta que surge la dependencia.

Queremos extraer del otro la energía que no encontramos en nosotros y ahí aparecen las farsas de control. La pelea por la energía hace que se generen conflictos que en realidad poco tienen que ver con la situación presente, sino con una acción de nuestro pasado, posiblemente traumática. La asociación que se establece en el inconsciente entre lo pasado y lo que sucede en el presente activa el mecanismo de defensa desarrollado en la infancia para situaciones adversas.

 

¿Cómo salir de las farsas de control?

Fundamentalmente, mediante la auto-observación. Las farsas están basadas en el miedo a que si uno pierde la conexión con sus padres será incapaz de sobrevivir. Ellos eran la fuente de nuestra supervivencia en la infancia, pero si somos conscientes de que existe una fuente universal disponible para todos, esa pauta de control ya no nos hace falta.

corazon y cerebro

Si establecemos la conexión con nuestra fuente interior mediante la meditación, ejercicios de respiración, el contacto con la Naturaleza, la práctica espiritual,  lograremos vivir en una vibración superior y ya no recurriremos a la pugna por la energía. Una vez que salen a la luz consciente, las farsas pueden contribuir al desarrollo positivo de la persona. Con un análisis consciente de lo que está sucediendo podemos conseguir que la acción revierta en nuestro favor. Un Intimador se convertiría en un líder, un Interrogador en un Pensador independiente, un Pobre de Mí sería un reformador que ayuda con su ejemplo. Es importante que cada uno asuma la responsabilidad de lo que necesita aprender aunque sea a través de situaciones desagradables o traumáticas.

Para salir de la farsa de control:

  • Sé consciente de tu comportamiento, revisa tu farsa de control y observa cómo actúas especialmente en situaciones tensas.
  • Sé consciente del tipo de farsa que atraes para poder salir del juego. Pregúntate cómo extraes energía de la otra persona y presta atención a tu cuerpo; si hay sensación de rigidez, frío o temor, estás en competencia por la energía y has abrazoperdido tu centro.
  • Define la farsa de control que se está dando para identificar que hay una pugna de poder y así poder elegir entre seguir peleando o transformar la situación. Para salir de la pugna, busca detrás de la farsa a la persona real, concéntrate en tu energía y envíale energía a ella.
  • Estate atento para salir de la farsa de control en cuanto se presente y así dejar de intentar competir por la energía.

 

 

Es un entrenamiento que requiere tiempo y dedicación y ante todo vigilancia, no podemos dar por hecho que hemos superado la farsa por un buen resultado, puede presentarse de nuevo y para evitar su influencia, la atención a uno mismo, a cómo actuamos, pensamos, hablamos y sentimos,  es primordial. El aprendizaje es continuo y el camino de la consciencia es infinito e implacable. Si no estamos presentes, las circunstancias nos harán recordar que hemos perdido nuestro centro y llegarán para devolvernos al lugar que nos corresponde.

 

las-nueve-revelaciones-resumen-4-728

Las Nueve Revelaciones. Cuarta Revelación.

Fuente: Manual de Las Nueve Revelaciones, James Redfield y Carol Adrienne.